Publicado 01-nov-2018

Psicólogos Móstoles Constitución

Cómo defender nuestros derechos de forma asertiva en las relaciones personales... Para poner un "límite" al otro de forma asertiva primero tenemos que conocer bien cuáles son nuestros derechos, teniendo en cuenta que todo lo que es un derecho es a la vez una obligación para con los demás. Por ejemplo, tener derecho "a ser tratado con respeto", implica a su vez, "tratar con respeto a los demás", "tener derecho a decir que No", implica aceptar "la negativa" de los demás... Cuando sientas que uno de "tus derechos" está siendo vulnerado por el "otro" denúncialo en voz alta, con un tono firme y claro, (sin caer tu en el mismo error) y pide amablemente a la otra parte que corrija su actitud... Por ejemplo, "tengo derecho a decir que No, por favor deja de presionarme..." o "Me estas faltando al respeto por favor no alces la voz"... Normalmente esto es suficiente para que la otra parte deponga su actitud... En caso contrario, reiteraremos la petición cambiando el "modo petición" por el de "exigencia", por ejemplo: "No voy a permitir que me hables de esta forma te exijo que cambies la actitud...", "No voy a consentir que invadas mi intimidad espero que no se repita..." Si se acaba la vía del diálogo la única forma de hacer valer nuestros "derechos" será adoptar algún "tipo de medida en la acción" que tenga como finalidad cuidar de nosotros mismos y restablecer nuestros derechos, a esto le llamamos en psicología "soluciones de autocuidado".